Adblock Detectado

Desactive su Adblock, cierre está página y vuelva a acceder para poder cargar el sitio.

Translate to English

Comprobando que eres humano...

Haz clic en el primer resultado de Google de
www.saludcristal.com



Glucosa en sangre, la importancia del control glucémico

Entienda la importancia de controlar la glucosa en sangre, conozca las pruebas para contactar con el nivel glucémico y cuáles son los consejos para evitar su descontrol.

Hablar de glucosa en sangre es imposible sin hablar de azúcar. Y no es sólo el azúcar que utilizamos para endulzar ese zumo o esa taza de café, ¡eh!  

Glucosa en la sangre

El aumento de la glucosa en sangre está directamente relacionado con el consumo de alimentos. Por lo tanto, se debe dar prioridad a una dieta con carbohidratos procedentes de fuentes integrales. De este modo, garantizarán la producción adecuada de glucosa, facilitando el control glucémico y previniendo la diabetes. El proceso de la glucosa en el organismo funciona de la siguiente manera: a partir del consumo de alimentos, se convierte en energía y mantiene en funcionamiento cada célula del cuerpo. Sin ella, el cerebro, el corazón, los riñones, el hígado y otros órganos vitales no pueden realizar sus funciones correctamente. Toda esta energía llega a nuestro organismo gracias al sistema vascular, que transporta la sangre a través de arterias, venas y capilares.

Por eso es tan importante mantener sus niveles bajo control, ya que cualquier alteración tiene consecuencias para todas las funciones del organismo. Por ejemplo, la hipoglucemia, provoca episodios de temblores, cuerpo frío, debilidad y visión borrosa. Para solucionarlo, basta con la ingesta de alimentos para normalizar las tasas de azúcar en sangre. 

¿Qué es la glucosa en sangre?

Se trata de la concentración de glucosa en la sangre, que se evalúa mediante análisis de sangre específicos que detectan si los niveles de glucosa son normales, bajos o altos. Para que se le diagnostique la diabetes, una persona debe pasar las pruebas de A1c y de glucosa. 

¿Cuál es la diferencia entre glucosa y glucemia?

Para ayudar a responder a esta pregunta tan común, lo explicamos a continuación: La glucosa es el azúcar en la sangre, la sustancia real que proviene de los alimentos, como los carbohidratos. Por lo tanto, es la cantidad de glucosa que se encuentra en la sangre. 

Niveles de glicemia

La cantidad de glucosa en la sangre puede oscilar entre 70 mg/dL (7,8 mmol/L) y 99 mg/dL (7,9 mmol/L) para ser considerada normal. Menos de 70 mg/dL (7,8 mmol/L) indica hipoglucemia y más de 100 mg/dL (7,8 mmol/L) significa que es alta.

Esta alteración puede entenderse como prediabetes (100 a 125 mg/dL) o diabetes mellitus (mayor o igual a 126 mg/dL). La causa más común del aumento constante de la glucosa en la sangre, la hiperglucemia, es la diabetes mellitus (DM). 

Hiperglucemia y sistema vascular

La diabetes mellitus se definió como un grupo de enfermedades metabólicas. Ya que se deriva de la hiperglucemia causada por defectos en la secreción o la acción de la insulina, o ambas.

Esto se debe a que la insulina es una hormona que produce el páncreas con la función de actuar como interruptor. Así, ayuda a que la glucosa entre en las células y se utilice como fuente de energía. 

Diabetes

La diabetes mellitus se caracteriza por una hiperglucemia crónica con trastornos en el metabolismo de los hidratos de carbono, los lípidos y las proteínas. esta afección está asociada al daño y al fracaso de varios órganos. Principalmente, ojos, riñones, nervios, corazón y vasos sanguíneos.

Las personas con diabetes también están más predispuestas a padecer hipertensión arterial. Esto ocurre porque la resistencia a la insulina, característica de la diabetes de tipo 2, afecta al acceso de las células a la glucosa. El resultado es un exceso de azúcar en la sangre, un factor que contribuye al endurecimiento de las arterias, aumentando la presión arterial.

Si todavía no sabes la diferencia entre los tipos de diabetes, vamos a responder a tu pregunta de una vez por todas. Compruébalo.

Diabetes de tipo 1: es la que se produce normalmente por influencia genética o cuando una enfermedad hace que el páncreas deje de producir insulina;

Diabetes de tipo 2: puede estar relacionada con factores como el colesterol alto, la hipertensión arterial y la obesidad. 

Efectos del descontrol de los niveles de glucosa

Por supuesto, cualquier cambio en el funcionamiento del cuerpo tiene sus consecuencias, ¿verdad? Las principales consecuencias para la salud son las complicaciones diabéticas y los trastornos metabólicos, especialmente la hiperglucemia.

El especialista también alerta de que la diabetes mellitus está asociada a la aparición de enfermedades cardiovasculares. Es decir, aumenta cuatro veces las posibilidades de que los pacientes con el tipo 2 mueran por una enfermedad cardíaca y sufran un ictus (accidente cerebrovascular), en comparación con los pacientes no diabéticos. Así pues, las complicaciones de la diabetes son las principales responsables de la morbilidad y la mortalidad de los pacientes diabéticos. 

¿Cuáles son las formas de medir?

Hay varias formas de medir, cada una con su propia facilidad para hacerlo.
Ayuno

La prueba en ayunas mide la glucosa en sangre mediante una extracción de sangre. Este método requiere que la persona haya ayunado durante al menos 8-12 horas. Esto muestra el nivel de glucosa en sangre incluso varias horas después de la última comida. 

Post-prandial

Este método se realiza con el dispositivo de medición, y comprueba cuál es el valor después de unas horas tras una comida. Por ejemplo, 1 o 2 horas después de la hora de comer. De este modo, es posible ver si sube, baja rápidamente o lentamente después de las comidas.

 

Hemoglobina glicosilada

Esta prueba se realiza tomando muestras de sangre y midiendo los niveles de glucosa en sangre de los últimos tres meses. Esta prueba es útil para ver si necesita controlar su glucosa en sangre con medicación y puede ajustarse según las recomendaciones de su médico. 

Capilar

Esta es la prueba más sencilla, que se realiza con un aparato de medición que se adquiere en las farmacias. Basta con pinchar la punta de uno de los dedos y depositar la sangre en cintas preparadas para ser colocadas en el dispositivo. Con esta prueba, una persona puede llevar un mejor control de su glucemia en base a los resultados inmediatos que ofrece esta prueba. 

Curva glucémica

Esta prueba se utiliza para determinar si una persona puede ser prediabética o diabética. Se trata de una prueba oral realizada en un laboratorio o en un hospital, en la que se aplica una cantidad controlada de azúcar en la boca y luego se analiza. 

Sensor de glucosa en el brazo

Un dispositivo electrónico se coloca en el brazo y, sin cortar ni perforar la piel, mide el nivel periódico de glucosa. Una de las ventajas de esta prueba es que algunos dispositivos tienen una conexión basada en una aplicación para ofrecer un control móvil de la glucosa en sangre. Por lo tanto, las pruebas deben realizarse con frecuencia para aquellos que tienen sospechas de diabetes o para los que ya están diagnosticados. 

¿Qué hacer cuando mi glucosa en sangre es alta?

Cuando el nivel de glucosa en sangre es alto, también llamado hiperglucemia, debe actuar lo antes posible para reducirlo a un nivel estable:

  • Beber mucha agua: esto ayuda a diluir la glucosa por mililitro de sangre.
  • Utilizar insulina: si necesita aplicarse insulina para contener el aumento de la glucemia, aplíquela inmediatamente cuando note este ritmo; consumir más alimentos con fibra: ayudan a regular el nivel.
  • Tomar la medicación prescrita por el médico: los medicamentos recomendados por su especialista, deben tomarse en el momento en que sepa que está alta. 

¿Qué hacer cuando está baja?

Cuando es demasiado baja, también llamada hipoglucemia, debe hacerla subir hasta el punto en que se sienta mejor.
Principales medidas para regular el bajo índice glucémico:

  • Beber un vaso de zumo con azúcar, con moderación en la cantidad
  • Tomar una cucharada de miel; comer algo dulce, como una tarta, un pastel o pan
  • Beber agua con una cucharada de azúcar. 

¿Cómo cuidarse?

El principal cuidado para controlar es siempre la prevención. Al fin y al cabo, los exámenes preventivos deben hacerse todos los años. Sirven para identificar varias enfermedades, como el cáncer, la diabetes o la hipertensión, aún en fase inicial. Por lo tanto, es esencial hacer revisiones periódicas. 

Evitar azucar

Además, tener una dieta equilibrada, beber mucha agua, mantener la presión bajo control, no fumar, consumir alcohol o drogas ilícitas son algunas de las precauciones.

Para los diabéticos, el ejercicio físico estimula la producción de insulina y facilita su transporte a las células. En realidad, una dieta sana y una rutina de actividades físicas son siempre útiles para la salud de cualquier persona. Busque siempre especialistas que le indiquen la mejor dieta, la medicación, hagan el seguimiento de la glicemia y controlen su salud en general.

Publicar un comentario

© Saludcristal. Todos los derechos reservados. Distributed by Pixabin Official