Adblock Detectado

Desactive su Adblock, cierre está página y vuelva a acceder para poder cargar el sitio.

Translate to English

Comprobando que eres humano...

Haz clic en el primer resultado de Google de
www.saludcristal.com



Cambiar el pañal del bebé, frecuencia y otros cuidados necesarios

Lo ideal es cambiar el pañal del bebé con la frecuencia necesaria. ¿Cuándo es esto? ¿Cuál es la forma correcta de hacerlo? Consulta el paso a paso y los consejos adicionales.

El cambio de pañales del bebé es una de las etapas del proceso de cuidado que más dudas genera entre los padres, especialmente los primerizos.

Encontrar el modelo de pañal adecuado, realizar una correcta higienización, saber cuándo cambiarlo, son algunas de las preocupaciones más recurrentes.

 

En este artículo te explicaremos cuándo debes cambiar el pañal a tu bebé, qué materiales necesitarás, qué hacer en caso de sarpullido y mucho más.

Cuándo cambiar el pañal del bebé

Una de las primeras dudas de los padres y cuidadores es cuándo y con qué frecuencia hay que cambiar el pañal al bebé. La regla básica para definir el momento adecuado es: siempre que sea necesario.

Por ejemplo, una vez que el niño ha hecho caca, lo que suele ocurrir justo después de comer, hay que cambiarle el pañal lo antes posible. El pipí, en cambio, puede esperar un poco, ya que la mayoría de los pañales actuales están fabricados con materiales que absorben el líquido y dejan al bebé seco durante un tiempo.

Además, pueden retener una buena cantidad de orina, lo que contribuye a evitar las fugas en caso de que el cambio no pueda hacerse pronto.

Sin embargo, los recién nacidos suelen tener un número mucho mayor de cambios de pañales. Este proceso puede ocurrir hasta 8 veces en un solo día. Sin embargo, a medida que el niño crece, el número de veces que hace pis y/o caca disminuye.

¿Hay que cambiar los pañales mientras el bebé duerme?

Otra pregunta recurrente es si debemos despertar al bebé durante la noche para cambiarle el pañal. Lo mejor es no hacerlo porque puede perturbar el sueño de la niña, hacerla inquieta y comprometer su descanso y el de sus padres.

Para evitar la necesidad de cambiar un pañal en medio de la noche, antes de ir a dormir, los padres deben proporcionar el cambio. Si es posible, el consejo es utilizar pañales de noche, que son más grandes, más absorbentes y ayudan a garantizar un sueño tranquilo para todos.

Sin embargo, si el bebé se despierta molesto al amanecer, o incluso para amamantar, los padres pueden aprovechar este momento para comprobar la necesidad de cambiar un pañal. Recordando que, generalmente, hacen caca justo después de alimentarse.

La importancia de cambiar un pañal en el momento adecuado

Pero, ¿por qué es tan importante cambiar los pañales con frecuencia? Una de las razones es que la piel del bebé es extremadamente sensible y dejarla en contacto con las heces y la orina durante más tiempo del necesario puede provocar irritaciones y sarpullidos.

Además, el contacto con estas sustancias, junto con la fricción del pañal, ayudan a la proliferación de bacterias y hongos que pueden desencadenar infecciones y enfermedades como la cándida, que provoca inflamación en la región, secreción y picor.

Por último, cambiar los pañales con frecuencia garantiza que el bebé esté más cómodo y tranquilo, lo que también contribuye a que sea más feliz y saludable.

Paso a paso cómo cambiar el pañal del bebé

El primer consejo para cambiar el pañal de un bebé es separar todo el material que vas a necesitar. Esto optimiza la tarea y evita que tengas que dejar al niño sin ropa durante mucho tiempo, sobre todo si haces esta tarea sin ayuda.

Básicamente, necesitarás:

Algodón; agua caliente; loción limpiadora para bebés; toalla suave o pañal de tela; bolsa de basura; crema para las rozaduras; pañales desechables limpios.

Vea las instrucciones paso a paso que hemos separado para usted:

1. Quitar el pañal sucio

Acostar al bebé en un lugar apropiado para cambiar los pañales que lo haga seguro, cómodo y que no interfiera con los movimientos de la persona que realiza el cambio. Se recomienda cubrir el lugar con una toalla para evitar que las posibles fugas provoquen más suciedad.

Después de retirar la tela, abre el pañal con cuidado, levanta un poco el culito del bebé, sujetándolo suavemente por los tobillos, y utiliza la parte limpia del pañal para retirar el exceso de caca. Este movimiento debe ser único y realizarse de arriba a abajo.

A continuación, dobla el pañal por la mitad y utiliza la parte adhesiva para cerrarlo. A continuación, basta con desecharla en la bolsa de basura separada para este fin.

2. Desinfectar

Hay que higienizar al bebé con algodón, agua tibia y loción limpiadora.

Utilizar sólo algodón humedecido en agua puede no eliminar todos los residuos, especialmente los grasos. Por ello, también se recomienda utilizar una loción limpiadora especial para niños.

Algunos padres pueden cuestionar el uso de jabón líquido en esta etapa. Evidentemente, está muy indicado para una buena higiene. Sin embargo, si produce demasiada espuma y no se aclara correctamente, puede causar irritación en la piel del bebé.

Otro producto que suele utilizarse para limpiar al bebé después de cada cambio de pañal son las toallitas húmedas. Estos materiales están más indicados cuando los padres no están en casa y necesitan cambiar los pañales rápidamente.

Ya que el uso constante de este artículo puede contribuir al desarrollo de alergias e irritaciones. Por ello, aunque sean prácticos, se recomienda evitar su uso diario.

3. Coloca el pañal limpio

En este paso, basta con colocar un pañal limpio bajo el culito del bebé, levantándolo de nuevo suavemente por los tobillos. A continuación, debes aplicar la crema para la dermatitis del pañal, que es útil si la zona ya está enrojecida y también para prevenir que este tipo de problema surja en el futuro.

Utiliza las cintas adhesivas del pañal para cerrarlo y, si el bebé aún tiene el muñón umbilical, déjalo fuera. Antes de ponerte la ropa, comprueba que el pañal esté lo suficientemente ajustado y no te apriete demasiado. Una buena forma de hacerlo es pasar el dedo entre los lados del pañal y la piel del bebé.

Consejos adicionales para cambiar el pañal del bebé

Aprovecha el cambio de pañales de tu bebé para estimularlo. Habla, canta, pon música agradable, utiliza juguetes sensoriales que ayuden a distraer y despertar sus sentidos.

Además, en el caso de los bebés varones, el consejo es utilizar una pequeña toalla o pañal de tela para cubrir el pene durante el cambio, lo que evitará los chorros de orina en caso de que se haga pis durante el proceso.

Los tipos de pañales adecuados

Existen numerosos modelos de pañales. La elección del más adecuado depende de la edad y el peso de tu bebé. Es importante que se mantenga en su sitio, pero sin apretar al niño.

Además, es necesario comprobar las posibles reacciones alérgicas. Conviene recordar que estos productos se fabrican especialmente para evitar este tipo de problemas. Sin embargo, todavía pueden ocurrir.

Por eso, si notas que una determinada marca de pañales provoca irritaciones en la piel del bebé, cámbiala inmediatamente.

Cómo actuar en caso de erupciones

Las cremas para la dermatitis del pañal también actúan como barrera protectora, reduciendo la fricción entre la piel y el pañal, así como el contacto con las heces y la orina.

Pero si, aún usando este producto, notas que tu bebé tiene sarpullidos, intensifica la higienización, secando mejor la región, sin frotar, y cambiando el pañal más a menudo.

Además, sigue aplicando la crema para la dermatitis del pañal y sigue la evolución. Por lo general, este tipo de problema es temporal y se soluciona pronto. Sin embargo, si notas que se agrava, con grietas, ampollas e incluso pus, es fundamental que lleves a tu bebé a una consulta médica lo antes posible.

Publicar un comentario

© Saludcristal. Todos los derechos reservados. Distributed by Pixabin Official